Testimonios
Juncal Altzugarai

Conocer a Mamen da confianza desde el minuto uno. La verdad es que yo nunca me había planteado un cambio de imagen, ni contratar a una consultora… pero fue conocerla y plantearme muy en serio que necesitaba un poco de tiempo y mimos para mí.

En la primera entrevista Mamen escucha y escucha pacientemente. Todas mis necesidades, TODAS. No pierde un detalle. En una hora casi te conoce mejor que mucha de la gente que te lleva rodeando toda la vida. Sabe exactamente qué es lo que necesitas. Ahí radica el secreto: en su atención y su escucha… porque Mamen te atiende con ojos, oídos y corazón, mucho corazón. Parece que estés hablando con una de tus mejores amigas… te abres y descubres qué es realmente lo que vienes buscando. Yo pensaba que sólo necesitaba tiempo para mí… y esa fue la razón por la que contacté con Mamen… pero en realidad estaba buscando un cambio mucho más profundo en mi vida. Fue un momento en el que yo ni me había dado cuenta de que estaba pasando por una crisis personal. Fue justo en ese momento en el que Mamen, con su enorme sonrisa y sus consejos, supo sacar lo mejor de mí.

Fue el cambio con Mamen lo que dio fuerza para tomarme la vida de otra manera y empezar a cuidarme más y a tomarme más en serio.

Creo que ni ella es consciente del cambio que ha supuesto en mi vida. GRACIAS, MAMEN!

Juncal AltzugaraiFisioterapeuta y escritora de "Mi suelo pélvico"Mi suelo pélvico
Amaia Agirre

Para mí ha sido reencontrarme con el color y la luz. Se me había instalado una creencia de que el negro me hacía parecer neutra, profesional y confiable. Y en mi caso, por mi fisonomía, me restaba naturalidad y cercanía, dos cualidades que para mí son valores básicos.

Descubrí gracias a Mamen que mi look no me favorecía en el trato con las personas.

Como profesional independiente, es muy importante la imagen que proyectamos. Además, descubrí mi lado más creativo y divertido que traslado ahora a mis propuestas de imagen. Entreno además a personas que necesitan hablar en público. Lo que nos ponemos puede ser clave a la hora de captar la atención de nuestra audiencia y ganar en fiabilidad. Para mí este proceso con Mamen Abad ha sido clave en mi transformación. Lo notan y yo lo disfruto. ¡Gracias!

Amaia AgirreCoach Ejecutiva y de equipos www.coachingfactory.comCoaching Factory
Silvia Moro

La conocí por casualidad en un mal momento de mi vida en el que por diversos motivos tanto mi figura, mi aspecto físico e incluso mi autoestima estaban por los suelos, me reincorporaba al trabajo después de una larga baja y quería empezar con buen pie y evidentemente con un cambio tanto a nivel físico como psicológico. Al ver a Mamen en una red social supe que era la indicada para ayudarme, desde el primer contacto por mail y por teléfono, Mamen supo exactamente qué es lo que quería con una empatía, delicadeza y profesionalidad increíble, en  la primera entrevista personal que tuvimos mi primera intuición se afianzó por completo.

Mamen Abad ha supuesto un gran cambio en mi día a día, revisamos armario juntas y logró sacar de mi propio armario unos looks increíbles que ya tenía!!!

Y no era consciente de ello, fuimos de compras y con unos buenos consejos y una buena lista bien elaborada por parte de Mamen logré tener un montón de ideas para mi día a día y os aseguro que cada mañana me sobra tiempo…
En cuanto al dossier completisimo que Mamen preparó y junto a sus consejos he llegado a saber qué tipo de colores me favorecen dependiendo también de las ocasiones, tipo de ropa que me sienta bien para uno u otro estilo, maquillaje, pelo….

Ahora compro lo necesario, soy capaz de pasar por las tiendas y no comprar nada o simplemente algo que realmente necesite y con las claves marcadas por Mamen, algún caprichito o algo realmente especial.

Pero no solo eso, a nivel psicológico Mamen ha logrado sacar lo mejor de mi, algo que ya tenía pero no sabía sacar partido, aunque pueda parecer superficial es verdad que cuanto peor te sientes por dentro, mejor te debes ver por fuera, y funciona!!!

Gracias Mamen Abad por todo

Silvia Moro