cómo vestir formal y profesional

 

Uno de los grandes retos para las mujeres modernas en la sociedad actual, es el de saber combinar con éxito una imagen profesional con la comodidad que todas necesitamos para nuestro día a día. Cómo vestir formal y profesional y a la vez cómoda se ha convertido en un área muy interesante para explorar, combinar tendencias y encontrar tu estilo verdadero e ideal. 

Sabemos que la sociedad moderna es exigente. Vivimos sometidas a largas jornadas de trabajo, responsabilidades al llegar a casa, con los hijos o la familia, horas en el coche o en el metro y mucho estrés asociado a todas las áreas de nuestra vida. Y todo eso unido hace cada vez más importante el hecho de sentirte cómoda en tu día a día en cualquier faceta y momento de tu vida.

Sin embargo, tal como dice el popular dicho “nos tratan como nos ven”. Y si vamos a la oficina, seguramente querremos estar elegantes y proyectar una imagen profesional y responsable. Una de las cuestiones más comunes que le escucho decir a mis clientas, es que no encuentran cómo vestir formales y profesionales sin tener que sacrificar su comodidad.

Pues ¡Te tengo buenas noticias! Puedes verte perfectamente elegante y profesional, sin tener que dejar de lado el confort que necesitas para tu día a día. Descubre en este post los consejos que te ayudarán a lograrlo.

¿En qué tipo de industria trabajas?

Esta es una pregunta fundamental que debes considerar a la hora de pensar en cómo vestir formal. Este concepto puede tener un sinfín de variantes, así que es fundamental que comprendas qué significa la vestimenta profesional o formal en la industria en la que te mueves.

Si trabajas en un banco, o eres directora de recursos humanos en una empresa grande, tus necesidades de imagen y vestuario pueden llegar a ser bastante formales, tradicionales y exigentes. Si, en cambio, eres creativa publicitaria en una agencia, trabajas en una tienda de venta al público o en un salón de eventos infantiles, el concepto de cómo vestir formal en tu escenario laboral, será distinto.

Así que mi consejo es: Conoce bien cómo es la industria en la que trabajas, e incluso puedes tomar referencias de personas reconocidas que también trabajen en sectores similares. No se trata de que copies ningún tipo de estilo, sino de que abras tu abanico de posibilidades al vestir.

Adapta las tendencias de moda a ti

La oficina o el lugar de trabajo es un espacio que forma parte de tu día a día durante muchas horas. Al pensar en cómo vestir formal, debes considerar si el estilo que tienes en mente te proporcionará la comodidad y bienestar que necesitas.

No se trata de que vayas a la oficina con tacones de diez centímetros, o que te vistas con una americana negra y rígida que no refleje tu esencia, En resumen, no se trata de disfrazarte de ejecutiva o de gerente, sino de encontrar en tu propio estilo, esencia y personalidad, la imagen ideal de esa profesional que eres.

Recuerda que la comodidad va directamente ligada a la productividad. Será difícil que logres estar al 100% en tu día, con unos zapatos que te torturan o una falda que te hace sentir incómoda. Sintiéndote cómoda y a la vez guapa, seguro trabajarás mucho mejor.

¿Qué buscas transmitir como tarjeta de presentación?

Lo que vemos en el espejo es parte de lo que construye nuestra autoestima, así que si piensas en el asunto de cómo vestir formal y profesional  para destacar en tu entorno profesional, recuerda que debes procurar que las piezas que escojas cumplan con dos factores claves.

El primero, por supuesto, es que te gusten y te queden bien. Que respondan a tu esencia, a tu personalidad y estilo. Que cuando te veas al espejo te sientas cómoda y muy guapa. Nunca subestimes el poder de sentirte bella por dentro y por fuera.

El segundo, pero no menos importante, es pensar en qué buscas transmitir como tu tarjeta de presentación. No es lo mismo ir al parque a pasear con tu familia un fin de semana, al cine con tu pareja o a una fiesta infantil, que ir a trabajar a depende de qué entornos.

En este sentido, la ropa tiene que ser otra, o al menos las combinaciones que puedas hacer de ellas. Un pantalón vaquero que, acompañado de zapatillas deportivas y una chaqueta de punto, pueda ser ideal para ir al parque con tus hijos, puede también ser perfecto con una blusa de seda, unos zapatos altos, un cinturón y unos pendientes que completen tu look para ir a la oficina.

Si estás evaluando tus opciones sobre cómo vestir formal, debes incluir también la definición de cuál es exactamente la imagen que quieres proyectar a tu entorno. ¿Quieres verte como ejecutiva exitosa y formal? ¿Quieres trasmitir la elegancia y responsabilidad de un cargo directivo? ¿Prefieres mostrar una imagen un poco más casual, juvenil y cercana?

Las respuestas a todas estas preguntas están en ti. ¡Así que piénsalas muy bien! La realidad de cómo vestir formal, profesional y guapa no tiene fórmulas mágicas. Lo que si lleva es mucho de autoconocimiento, exploración y apertura mental, para sumar a tu armario sólo las mejores piezas, las más útiles, combinables y ¡que te hagan lucir y sentir genial!

 

Si quieres más detalles sobre el tema te invito a que eches un vistazo aquí a la grabación del directo en el que te hablé mucho más extensamente de este tema.

 

Y recuerda que cada lunes desde Mamen Abad en directo comparto contigo una idea o herramienta para hacerte más fácil el camino hacía una IMAGEN PODEROSA.

Pásate por nuestra página de Facebook para ver todas las grabaciones de los anteriores y activa las notificaciones para no perderte los próximos.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.