Cuando hablamos de una imagen poderosa, nos referimos a un concepto que puede tener tantos significados como mentalidades existen en el mundo. Sólo un elemento permanece al momento de definir qué es una imagen poderosa, y es que se trata de ese vehículo que te ayuda a llegar a tu bienestar integral.

La imagen poderosa es ese estado en el que, al vernos al espejo, nos sentimos de maravilla con lo que somos, plenas con la manera en la que lo expresamos y transmitimos al mundo. El adecuado aprovechamiento de nuestra imagen puede traernos un montón de sensaciones positivas: nuestra autoestima se eleva, nuestra seguridad aumenta y se proyecta, y eso lo perciben todos los que nos rodean.

Si estás en ese proceso de descubrir tu imagen poderosa, para sacarle el mayor provecho posible, te recomiendo que prestes atención a estas cinco claves que seguro te serán de mucha utilidad.

 

5 claves para desarrollar tu imagen poderosa

 

1. Toma responsabilidad de cómo te ves

Lo primero que debes hacer en este sentido, es dejar de compararte con tu “yo” de hace cinco o diez años. Si has subido de peso o has adelgazado demasiado, si tus piernas ya no están tan firmes o te ha salido más celulitis, eso debes sacarlo por completo de tu mente.

La vida está llena de cambios, y el paso del tiempo también dejará modificaciones en la manera en la que nos vemos. En este sentido, mi recomendación es que te hagas responsable por cómo te ves, y no luches con ello. Asume tu imagen con alegría y agradecimiento, y aprende a sacar lo mejor de ella.

Por supuesto, esto no quiere decir que no dediques tiempo y energía a cuidarte. Si ves que te has ganado algunos kilos, o que estás acumulando mucha tripita y esto no te gusta, pues ¡ponte manos a la obra y cámbialo! Con alimentación equilibrada y ejercicio, seguro que podrás solucionarlo, y si ves que sola te resulta difícil, pide ayuda a un profesional para que sea más fácil lograr tus objetivos.

 

2. Siéntete bien y valórate

No te voy a mentir, vivimos en un mundo en el somos valorados por los demás en función de lo que ven. Y esto no es malo, simplemente es algo inconsciente que hacemos todos. A falta de más información de quien tenemos en frente, utilizamos su imagen para crearnos una primera impresión de quienes son. Y esa primera impresión es la que se guarda asociada a esa persona durante mucho tiempo, o para siempre.

Pero no te engañes, la primera impresión que más cuenta, y la más importante, es la que tú haces de ti misma. Una mujer consciente de su valor, de su belleza única y con una autoestima sólida, es capaz de “casi todo” lo que se proponga. Así que siéntete bien y valórate como la mujer única y maravillosa que eres.

 

3. Aprende a conocer y sacar provecho de tus cualidades al vestir

Este es uno de los secretos más importantes para conseguir una imagen poderosa. Conociendo tu cuerpo, tus colores, tu estilo y tus fortalezas, podrás explotar tu imagen para verte sensacional.

Si tienes unas piernas bonitas (con que a ti te gusten también vale), ¿por qué no darle un descanso a los vaqueros y apostar por faldas y vestidos? Si en cambio, tu escote es fenomenal, ¿por qué no destacarlo con tops o camisas escotados espectaculares? Todo se trata de que te conozcas bien, y que, a la hora de vestir, apuntes a destacar los puntos que sabes que son tu fortaleza.

Porque para mí de lo que se trata en la imagen no es de esconder nada sino de potenciar y desviar la atención hacía las partes que más te gusten de ti o las que tú quieras simplemente.

 

4. Empodérate en todos los aspectos de tu vida

La construcción de una imagen poderosa va, sin duda alguna, de la mano del empoderamiento. Se trata de que desarrolles una visión más fuerte de ti misma, en la que te asumas con todas las capacidades para brillar, en cualquier entorno, momento circunstancia de tu vida personal y profesional.

Esa americana negra y elegante puede ser perfecta para una reunión de trabajo y puede hacerte sentir poderosa. Pero con unas zapatillas deportivas y un vaquero, si son los correctos, también deberías sentirte genial y perfecta para esa fiesta de cumpleaños de tus hijos. Todo se trata de que tengas en tu armario solo cosas que te queden bien, y que te empoderes de cada situación, para saber lucirlas de la mejor forma.

 

5. Proyecta al mundo lo que eres

Y con este secreto cerramos (por hoy) el camino de la construcción de una imagen poderosa. Imagina que te han invitado a una fiesta de gala y llevas semanas preparando la imagen que quieres mostrar. Todo listo, un vestido espectacular, unos tacones de infarto, pelo y maquillaje impecables. Y llega el día de la fiesta y entras a la fiesta por un lateral, con la mirada baja, escondiéndote de todo el mundo y no te levantas de la silla en toda la noche.

¿Crees que habrá servido de algo ese trabajo en tu imagen? Pues no, todo el esfuerzo personal y económico que te tomaste para proyectar la imagen deseada no habrá tenido sentido. La construcción de una imagen poderosa no solo se trata de lo que lleves puesto o de cómo te hayas peinado y maquillado.

El verdadero secreto está en combinar todo eso con tu actitud, una actitud empoderada, en la que sientas seguridad y confianza plena en ti misma y en tu esencia, y por supuesto que seas capaz de transmitirlo al mundo en cada mirada, en cada paso, en cada movimiento. De eso se trata la imagen poderosa. ¿Estás lista para construir la tuya?

Si quieres más detalles sobre el tema te invito a que eches un vistazo aquí a la grabación del directo en el que te hablé mucho más extensamente de este tema.

 

Y recuerda que cada lunes desde Mamen Abad en directo comparto contigo una idea o herramienta para hacerte más fácil el camino hacía una IMAGEN PODEROSA.

Pásate por nuestra página de Facebook para ver todas las grabaciones de los anteriores y activa las notificaciones para no perderte los próximos.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.