imagen pública

Hoy quiero hablarte sobre un tema que creo que, además de muy interesante, resulta sumamente útil, en especial para todas aquellas mujeres que llevan adelante un negocio propio u ocupan una posición de liderazgo sea cual sea su sector. Se trata de qué es la imagen pública, y la forma en la que podemos utilizarla para impulsar nuestro negocio o carrera.

Mil veces habrás oído hablar de la importancia de causar una buena primera impresión. ¡Y te puedo asegurar que sí la tiene! Cuando conocemos a una persona, nos lleva tan sólo siete segundos hacernos una primera idea sobre ella. No se trata de juzgar solo por la imagen, por supuesto, hablamos de algo mucho más profundo. Y por ello hay que tener claro que lo que mostramos a los demás, es la primera información con la que contarán para valorarnos. En este artículo se habla de varios estudios que lo apoyan y que te invito a leer para descubrir lo que te cuento.

En este sentido, al hablar de qué es la imagen pública, nos vamos al terreno de lo externo. De la forma en que me muestro a los demás, de la intención con la que me visto o me arreglo, según los objetivos que persiga. Sin duda, la imagen pública es nuestra primera tarjeta de presentación, y bien utilizada puede abrirnos las puertas para el crecimiento de nuestro negocio y/o carrera profesional.

¿Cómo puede beneficiar tu imagen pública a tu negocio o carrera?

Cuando abordamos el tema de qué es la imagen pública, y lo vinculamos con las posibilidades para hacer crecer tu negocio o ascender en tu carrera, caemos en una palabra que resulta totalmente clave en todo este asunto: la confianza. La forma en la que nos vemos representa la puerta de entrada a ganar esa confianza que nos puede ayudar a vender.

Si trabajamos en generar una impresión positiva en las personas que conocemos, en nuestros potenciales clientes, socios o jefes, estaremos acercándonos al objetivo de hacer crecer nuestro negocio o nuestra carrera. Derribar barreras de comunicación, inspirar confianza, interés o atención, puede acercarnos a una próxima venta, a sumar a un nuevo cliente o a lograr un ascenso.

Para que me entiendas, te pongo un ejemplo; imagina que vas a dar una Masterclass o conferencia sobre tus servicios o tu empresa, podría ser presencial u online. Y pongamos por ejemplo que tu objetivo es vender un nuevo servicio o quizá un infoproducto. La forma en la que decidas vestirte y arreglarte podrá ayudarte (o todo lo contrario) a lograr ese objetivo.

Una imagen conectada con tu marca, con tus valores, con tus servicios, con tu propia persona, una imagen que hable por ti y diga lo mismo que tus palabras, además de generar confianza desde la primera impresión causada, será un punto enorme a tu favor para lograr tus objetivos, que en este caso del que hablamos sería la venta.

La imagen siempre debería ir acorde a aquello que queremos conseguir, y por tanto debería ser adecuada a nuestros gustos y necesidades personales, y a la vez ir enfocada a generar confianza en nuestro posible cliente.

 

¿Conviene integrar la imagen pública con la marca personal?

Pues te lo acabo de adelantar un par de párrafos más arriba. La respuesta es ¡INDUDABLEMENTE!.

Como te he contado en otros post, la marca personal es una estrategia integral, en la que debes prestar atención a varios aspectos. La imagen con la que nos mostramos a los demás es uno de ellos, y muy valioso.

En la mayor parte de servicios que veo en los que se oferta el branding personal, te hablan del logo, de la web, de los colores de marca, de la visión, valor, historia, tus rrss etc…. Pero se saltan una parte tremendamente importante y es tu imagen pública o imagen personal.

Ya que, en este caso, tu imagen personal se ve directamente expuesta en tu web, tus rrss y por supuesto en cualquier reunión o evento, tanto presencial como online.

Yo me encuentro a emprendedoras que hacen un “gran trabajo” (aparentemente) de branding, incluidas sus fotos de web y rrss, pero cuando llega el momento de tener una reunión con ellas, te encuentras a una persona completamente distinta.

Y esto te lo digo porque me ha pasado unas cuantas veces. Quedan con alguien a quien casi no reconoces en comparación con su marca, genera una desconfianza tremenda. El hecho de que te cueste reconocer a la persona que tienes en frente porque casi ni se parece a la que viste en la web, las rrss o la publicidad en la que la conociste.

Y arriba decía “gran trabajo” entre comillas porque si no es sostenible en el tiempo, por muy bonitas que sean las fotos y por muy guapa que tú te veas, simplemente serán un disfraz.

Y para finalizar el post, y a modo de consejo te digo: recuerda que cuanta mayor coherencia muestres entre tu imagen pública, tu marca personal y tu oferta o mensaje mucho mayores serán tus posibilidades de éxito, crecimiento y sostenibilidad en el tiempo.

 

Si quieres más detalles sobre el tema te invito a que eches un vistazo aquí a la grabación del directo en el que te hablé mucho más extensamente de este tema.

 

Y recuerda que cada lunes desde Mamen Abad en directo comparto contigo una idea o herramienta para hacerte más fácil el camino hacía una IMAGEN PODEROSA.

Pásate por nuestra página de Facebook para ver todas las grabaciones de los anteriores y activa las notificaciones para no perderte los próximos.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.